viernes, 20 de abril de 2007

Es hora de empezar a cuidar el agua.

Editorial.Necesaria actualización de la doctrina militar .
Al menos por la información que trascendió hasta el momento, hay que darle la bienvenida a las nuevas disposiciones que adoptó el Ejército, en el marco de la redefinición doctrinaria que impulsa el gobierno. Según la propuesta que la fuerza elevó al Consejo de Defensa Nacional (CODENA), asumirá como tarea fundamental desde hoy y hasta 2025, la protección de los recursos naturales, sobre todo, el agua dulce.
En verdad, si todo los analistas más o menos serios indican que el agua ya no es el recurso renovable que suponíamos, sino más bien uno de carácter estratégico cuya importancia irá en crecimiento en las décadas por venir, se comprende que el Ejército haya tomado nota y adecuado su idiosincrasia en función de los potenciales conflictos, más probables que un enfrentamiento con los países limítrofes.
Sabemos que durante muchísimo tiempo -más del recomendable-, las hipótesis de conflicto bajo las cuales se adoctrinaron las fuerzas armadas ubicaron como enemigos a los países hermanos o peor aún, a determinados sectores del pueblo, como el movimiento obrero. Pero el cariz que toman los acontecimientos mundiales ya no permite la menor duda y además, ahí están los documentos del Pentágono y la Unión Europea que traíamos a colación hace poco: ni Washington ni Bruselas tendrán demasiados inconvenientes a la hora de violar el derecho internacional, cuando tomen la decisión de asegurarse militarmente, el acceso a las pocas fuentes de agua potable que van quedando en el planeta. Entre ellos, el Acuífero Guaraní.
En efecto y siempre según la información periodística, ahora el Ejército trabaja ante la posible agresión de una potencia extranjera que tendría como objetivos los recursos naturales bajo jurisdicción argentina, entre ellos la reserva subterránea que se extiende por 220 mil kilómetros cuadrados de jurisdicción argentina y otros 800 mil entre Brasil, Uruguay y Paraguay.
De acuerdo a esa posibilidad, que parece lejana pero lamentablemente, es muy verosímil, se prevé una reorganización de las tres fuerzas y nuevas estructuras de comando, que se apoyarán en el Estado Mayor Conjunto. La iniciativa se denomina Plan Ejército 2025 y en verdad, ya tuvo su primer paso con el traslado del Primer Cuerpo de Ejército desde Rosario hacia Curuzú Cuatiá. En la continuidad del despliegue, se prevé mudar el Quinto Cuerpo desde Bahía Blanca hacia Comodoro Rivadavia y en 2009, el Tercer Cuerpo abandonará Córdoba para situarse en San Luis.
Hay que destacar que dentro de las redefiniciones doctrinarias, se prevén enfrentamientos con un enemigo que será superior en tecnología y en recursos. En consecuencia, los uniformados argentinos apuntan a incrementar su capacidad de desplazamiento con un gran dinamismo, sin frentes establecidos. Además, en una evolución notable del lugar que ocupa la población civil en el ideario castrense, se la concibe como partícipe necesario del probable conflicto y en función de ese diagnóstico, se considera necesaria su organización.
Los portavoces militares no le pusieron nombre y apellido al hipotético agresor, pero sabemos que las únicas potencias que tienen capacidad de invadir el territorio argentino y permanecer en él durante un lapso prolongado de tiempo para asegurarse el control de los recursos naturales, hoy por hoy son las occidentales, con Estados Unidos y Gran Bretaña a la cabeza. Ahora bien, ya que se está pensando en el mediano y largo plazo, no hay que soslayar el posible protagonismo chino, que por ahora no participa del pensamiento neocolonialista de Washington y la Unión Europea, pero bien se sabe que su economía demanda tantos o más recursos naturales que las occidentales.
Para los observadores del mundo militar, el plan que anunció el Ejército Argentino se parece mucho a los preparativos que lleva a cabo la Fuerza Armada Nacional de Venezuela. El modelo se denomina Guerra Asimétrica, dada la disparidad a priori de los supuestos contendientes. Frente a esa diferencia, "será necesario prever durante la paz todos los aspectos relativos a la coordinación e integración entre fuerzas militares y la población local para oponerse al enemigo con mayor eficacia", según informaron las fuentes castrenses.
El traslado del Segundo Cuerpo del Ejército a Curuzú Cuatiá implica presencia militar argentina en cercanías de los Esteros del Iberá. Las lagunas que gobiernan la topografía del centro correntino, vinculadas al Acuífero Guaraní, son una reserva muy importante desde la perspectiva continental. El nuevo despliegue comenzó a efectivizarse a mediado del año pasado y en su marco, se reacondicionaron instalaciones militares que -vaya casualidad- se habían desmantelado durante el gobierno que más recursos naturales entregó en los últimos tiempos, es decir, el de Menem. La mudanza debería terminarse a mediados de 2007.
Según especulaciones correntinas, la decisión de trasladar a las fuerzas no sería ajena a la presencia en la zona del magnate estadounidense Douglas Tompkins, que adquirió miles de hectáreas en la reserva provincial del Iberá, con la supuesta excusa de contribuir a su preservación. Las vinculaciones entre el multimillonario, determinadas empresas trasnacionales y sectores del gobierno estadounidense, no pueden pasarse por alto en el contexto que describíamos más arriba, es decir, de escasez futura de agua potable. En verdad, más que bienvenida es la nueva doctrina militar argentina porque en general, la sabiduría popular no se equivoca: más vale prevenir que curar.

Esto lo encontré en El Cordillerano, y me pareció de suma importancia seguir el ejemplo.

2 comentarios:

GONZALO dijo...

Felicitaciones y agradecimientos por tu servicio. Cuesta entender la urgencia de cuidado que tiene el agua. Considero una gran ayuda tu entrega. Gonzalo

sag_gm dijo...

Hola! estamos realizando un trabajo de difusión sobre Nuestro Acuífero Guaraní, veo tu interés en el tema, te felicito por darlo a conocer, y desde ya te invito a nuestro nuevo blog, dar tu opinion y participar. Ayudanos…Juntos se puede! Gracias.

http://sag-gm.blogspot.com

Derecho al Agua
Derecho a la VIDA…